¡Hola hidromieleros! Se avecinan fiestas dentro de poco y si vais a beber en ellas o ya estáis pensando en la juerga de este fin de semana más os vale saber brindar como toca y más si bebéis hidromiel Odín o hidromiel Loki, así que aquí os traemos la mejor manera de brindar que nos pudieron ofrecer los vikingos (además de su hidromiel artesano) y su historia.

Como muchos ya sabréis el brindis vikingo es el famoso sköl, aquí lo podríamos traducir como “salud”, pero el significado de esta palabra sueca viene de mucho tiempo atrás. Cuenta la leyenda que antiguamente los guerreros vikingos al ganar importantes batallas le cortaban la cabeza al jefe del ejercito rival y tras dejar el cráneo hueco brindaban en él para celebrar la batalla, pues la palabra cráneo se decía skoll y posiblemente de esa palabra se fue derivando a sköl.

Era una palabra que también se empleaba durante la batalla para dar ánimos, una especie de ¡Vamos!, pero que se fue popularizando también en los momentos de juerga vikinga y siendo la palabra clave para brindar con los colegas en la taberna. Y es que el brindis no era algo únicamente de hermandad, sino también para salvar el culo si algún “coleguita” vikingo intentaba envenenarte, lo mejor para evitar que te echasen veneno en tu copa era que lo que te ibas a beber tú, también acabara en la copa del otro mediante el choque de las dos copas, o cuernos o quién sabe si cráneos.

Pues ya sabéis amiguitos y amiguitas, este finde o en las fiestas que vienen dentro de poco cuando vayáis a beber id con ojo y brindad para que no os echen cositas raras en la bebida y sobre todo ya sabéis que decir cuando vayáis a beber un buen hidromiel.

¡Sköl!