Desde tiempos inmemoriales, el hidromiel o bebida de los dioses como también es conocida, ha estado presente en los pueblos y culturas de diversas civilizaciones en la historia de la humanidad. En este artículo te contamos qué es el hidromiel, guiándote a través de un viaje de conocimientos ancestral en el que te mostraremos el proceso para elaborar esta bebida.

¿Qué es el hidromiel?

En relación a qué es el hidromiel, esta es la primera bebida alcohólica que se creó en la historia . Se trata de una mezcla elaborada a base de dos componentes esenciales, miel y agua, que son llevados a cocción y poseen un posterior proceso de fermentación con la intención de obtener alcohol natural o etanol.

El grado de alcohol alcanzado durante el proceso dependerá del porcentaje de miel y agua utilizado, así como de la tolerancia de la levadura al alcohol que se forma o del método de elaboración.  Por lo general, el grado de alcohol oscila desde los 4 hasta los 15º.

Para conocer un poco más acerca de qué es el hidromiel, esta es una bebida que no necesariamente tiene un sabor dulce, ya que, a pesar de que su base es la miel, puede tener incluso un sabor más fuerte gracias al proceso fermentativo que la origina y presentarse con una abundante cantidad de espuma.

Existen multitud de estilos de hidromiel, y entre sus ingredientes aparte de la miel que es el principal, se pueden encuentrar el zumo o cáscaras de frutas, hierbas aromáticas, especias, cereales o también ingredientes para ayudar a la fermentación como el sulfato de calcio, cloruro de sodio o el ácido tartárico.

Hidromiel: una bebida de dioses

Con respecto a qué es el hidromiel o aguamiel, esta ha sido considerada como una bebida de dioses. Esto es en primer lugar por la mitología nórdica asociada a la cultura vikinga, sajones y bárbaros. Asimismo, las civilizaciones posteriores, incluyendo sus grandes líderes, daban una gran importancia a esta bebida.

El dios Odín de la mitología nórdica tiene un gran peso para esta consideración, pues la historia cuenta que Odín no necesitaba alimentos como los demás, sino que su divinidad, fuerza y sabiduría provenían del consumo de hidromiel.

Otros imperios y civilizaciones quedaron tan maravillados con esta bebida, que incluso la utilizaban solamente en ocasiones especiales. En el Imperio romano, Julio Cesar la tenía como su bebida alcohólica preferida y en la cultura Maya donde también se preparó, la utilizaban como ofrenda para sus dioses.

Debido a la antigüedad que tiene esta preparación, han surgido diversas teorías en torno a la procedencia del hidromiel. Se han encontrado evidencias de su preparación en diversas partes del mundo, incluyendo al imperio chino, pero el origen de su fabricación ha sido atribuido a los nórdicos.

¿Cómo se prepara el hidromiel?

Los pasos para fabricar el aguamiel son sencillos y se resumen en 3 que consisten en la preparación del mosto, la fermentación y el embotellado. Asimismo, un  cuarto paso que se puede incluir después del embotellado es la pasteurización, que sirve para estabilizar y detener la fermentación aunque no siempre es necesario realizarlo.

Además, aspectos como la  pureza de la materia prima, la calidad del trabajo y la receta del fabricante, les dan características y propiedades únicas al producto, tal y como se hacen  hidromiel ODIN  e hidromiel LOKI.

Pero antes de conocer el método de preparación, es necesario saber cuáles son los ingredientes principales, así como los implementos requeridos para poder elaborar esta bebida nosotros mismos de forma casera, sin duda conocer la receta nos ayudará a comprender qué es el hidromiel.

Necesitaremos los siguientes utensilios:

  • Un fermentador: recipiente de cristal, acero inoxidable o plástico alimentario donde fermentará nuestro hidromiel.
  • Una olla para mezclar la miel y el agua, que usaremos también para hervir en caso de que queramos esterilizar el mosto (No es estrictamente necesario).
  • Un airlock: también llamado trampa de gases. Sirve para que el aire no toque el hidromiel durante la fermentación, ya que podría contaminarlo. Para ello puedes usar por ejemplo un globo que previamente hayas pinchado con una aguja colocado en la apertura de una damajuana.
  • Un termómetro de 0º a 100º: que utilizaremos tanto para medir la temperatura antes de echar la levadura como para controlar el proceso de pasteurizado si queremos detener la fermentación.
  • Gafas de protección (OPCIONAL): En caso de que realices una pasteurización deberás proteger tu cara y sobretodo tus ojos ante una posible explosión de botella. Hay que tener mucho cuidado con esto si se decide pasteurizar las botellas cerradas para detener la fermentación.

Los ingredientes que utilizaremos serán:

  • 1,25kg de miel: la de mejor calidad que se pueda conseguir.
  • 3g de levadura: sirve la levadura en bloque del supermercado que viene refrigerada, aunque es preferible si compras levadura específica para vino, cerveza o hidromiel.
  • 5L de agua mineral: es necesaria agua sin cloro para elaborar el hidromiel, ya sea comprándola embotellada o bien de un filtro que quite los químicos del agua.

1. Preparación del mosto

mejores rutas de senderismo en León

El primer paso de la elaboración del hidromiel es preparar el mosto, que no es más que la mezcla de la miel cruda de abeja (o la que hayas podido conseguir) con el agua potable libre de cloro.

Durante este proceso puede ser necesario calentar la mezcla para obtener una  resultado homogéneo. Para evitar contaminaciones de microorganismos que vengan en la miel natural, se puede llevar el agua a temperatura de pasteurización o incluso hervirla, aunque esto no es estrictamente necesario siendo muy cuidadosos con la higiene. Es imprescindible desinfectar todos los utensilios que se vayan a usar.

Cuando tenemos el mosto acabado se pueden añadir nutrientes previamente a echar la levadura, no es imprescindible utilizarlos pero favorecen la fermentación y la harán más rápida. Aunque para empezar se recomienda no usarlos ya que si no se usan correctamente pueden alterar el proceso y dar un mal resultado.

2. Proceso de fermentación

Antes de comenzar el proceso de fermentación, un punto clave debe ser la verificación de la temperatura de la mezcla,  que debe ser óptima para la fermentación de la levadura. Por lo general fermentará bien entre 24 y 25 grados centígrados aunque es recomendable consultar la ficha del fabricante.
Hay que asegurarse de que el mosto esté a esta temperatura antes de echar la levadura para no dañarla.

El proceso de fermentación puede tardar días, semanas o incluso varios meses dependiendo de la levadura, el grado de alcohol y propiedades que se quieran conseguir.

Para saber cómo evoluciona el proceso de fermentación necesitas un mostímetro o densímetro, pero como no es estrictamente necesario para elaborar hidromiel en casa por primera vez no lo hemos puesto en la lista.

El mosto en fermentación pasará unos días o semanas en el fermentador primario, y luego se trasegará a un fermentador secundario donde continuará el proceso.

El objetivo, es apartar el hidromiel que está fermentando de los posos que se han ido generando y que pueden aportar aromas desagradables. En fermentaciones muy largas, puede ser necesario cambiar de depósito más de una vez.

3. Embotellado

El embotellado es un factor de calidad en la elaboración del producto, donde se puede aprovechar la fermentación secundaria para gasificar, y con temperaturas bajas controladas se procede al llenado de botellas, evitando que la levadura se estrese en el paso del depósito a la botella.

Una vez embotellado, si es un hidromiel dulce y de baja graduación se deberá pasteurizar las botellas al baño maría dejando una botella abierta para poder ir midiendo con el termómetro la temperatura del hidromiel hasta que consiga 70º. De lo contrario cogerán demasiado gas y pueden incluso llegar a explotar por lo que hay que detener la fermentación de esta manera.

Es muy importante en esta fase las protecciones de cara y especialmente de ojos por si una botella llegara a explotar al calentarse.

En caso de que se haya embotellado un hidromiel de alta graduación, las botellas deben ser guardadas durante meses o a veces incluso años para que vaya madurando y redondeando sabores dentro de la botella. En estos casos no se suele pasteurizar, ya que el hidromiel se embotella estable o casi estable.

Qué es la hidromiel2

Hidromiel como bebida energética

En lo que concierne a qué es el hidromiel, aunque siempre se ha presentado como una bebida alcohólica y de festejo, es cierto que también posee propiedades beneficiosas debido a sus componentes naturales. Esto ocurre de tal forma siempre y cuando los componentes sean de producción artesanal  y las materias primas como la miel, las hierbas o las especias sea de una calidad selecta.

El principal aporte es que proporciona altos niveles de energía al cuerpo. Precisamente la fuerza, la fortaleza y la euforia con los que los vikingos y demás culturas nórdicas enfrentaban las batallas, se le atribuye al hidromiel.

Receta de Hidromiel

Esperamos que hayas aprendido más en torno a lo que es el hidromiel y cómo se prepara, si deseas obtener todas las propiedades beneficiosas de esta bebida y sentirte como un dios con su elixir sagrado, echa un vistazo a nuestro catálogo.