Perro-vikingo

Perros muy vikingos

Hola hidromieleros, bienvenidos a una nueva entrada del mítico blog de Hidromiel Odín, hoy os hablaremos de esos peludos que tanto queremos, los perros. Veremos algunos de los perros que aparecieron en los mitos vikingos y su importancia en la cultura vikinga. 

Para empezar, hablaremos de unos peludos que siempre acompañaban a Odín en sus cacerías, en la guerra y como no, por el Valhalla y no pueden ser otros que los lobos Geri y Freki. A veces se les ha representado más como perros que lobos, pero sabemos por las eddas que eran dos buenos y fieles lobos. 

Era tal el amor de Odín por sus fieles compañeros que cuando comía en los grandes banquetes del Valhalla siempre dejaba la comida para sus fieles Geri y Freki y que él sólo se alimentaba de hidromiel, no por borracho, al parecer el hidromiel contenía todo lo que el dios necesitaba para alimentarse. Este acto de cariño y respeto por los fieles lobos que le acompañan posiblemente sea una muestra del respeto que sentían los nórdicos por sus compañeros caninos.  

Geri y Freki encabezaban junto a Odín las noches de cacería de almas para el Valhalla, acompañados también por otros jinetes y junto a otros perros y lobos. Se dice que uno de los lobos aullaba bajo y el otro alto, cosa que se ha relacionado con los vientos de las noches frías, que a veces suenan como un susurro y otras como un fuerte aullar. 

Geri y Freki se sentaban junto al trono de Odín según los mitos y este hecho se convirtió en un signo de poder, pues se convirtió en costumbre que estos apareciesen tallados en los tronos de los reyes anglosajones. 

Si hay un perro distinguido y muy importante en la mitología nórdica ese es el acompañante de Hela, el famoso Garm, un perro enorme que acompaña a Hela en el inframundo y actúa a modo de protector, quizás una idea similar a Cerbero en la antigua Grecia. Este negro y feroz can luchará del lado de Hela y Loki cuando el Ragnarok llegue y creedme, mejor no estar cerca de él cuando ocurra, el muy bruto se dará muerte peleando contra el dios guerrero Tyr, guerrero y mando, no olvidemos que cedió su brazo para que se pudiese atar al temible Fenrir. Podemos leer el pasaje en el que se describe este encuentro. Entonces se soltará también el perro Garm que estaba atado ante el Gripahell; es el más horrible de los monstruos. Luchara contra Týr y se matarán los dos. 

Hoy en día sabemos que los vikingos tenían perros como animales de compañía, ya fuese para caza o como protectores. Hay una gran cantidad de hallazgos arqueológicos en los que se han encontrado tanto restos de caninos en piras funerarias, como artilugios para su cuidado como pueden ser correas. También aparecen en textos de época dónde acompañan a pastores y cazadores, incluso algún noble o rey los ha tenido correteando por sus grandes salones, como Garm y Freki corrían por el Valhalla. 

Pues este ha sido nuestro homenaje a los perritos, esos peludos que tanto queremos y aquí os dejo al lado una foto de mi perro que es muy bonito y se gana cada día ostentar el título de perro vikingo. Así que cuando cojáis un buen hidromiel artesanal que mejor manera de brindar que por nuestros mejores compañeros. 

¡Sköl!