¡Hola hidromieleros! Ya sabéis que estos días estamos hablando de los hijos de Loki el dios bromista por excelencia y hoy toca hablar de uno de sus hijos que realmente poca gracia les hizo a los dioses, hoy os vamos a hablar del gran lobo Fenrir.

Fenrir era hermano de Hela y de Jörmundgander (la serpiente de Midgard) y al igual que sus hermanos tendrían un papel fundamental durante el Ragnarok. Fenrir en un principio como todo cachorro no preocupó mucho a los dioses, pero poco a poco fue creciendo hasta llegar a tener un tamaño considerablemente preocupante. Los dioses se reunieron e intentaron mediante dos poderosas cadenas atarle, pero en ambos casos pudo romperlas fácilmente y es entonces cuando decidieron acudir a los mejores herreros enanos quienes fabricaron la famosa cadena Gleipnir. Una vez tuvieron la cadena retaron a Fenrir a escaparse de esta y el astuto lobo pidió que para asegurarse de que no era ninguna trampa de los dioses uno de ellos tenía que poner la mano en su boca. Ninguno de los dioses se atrevía, pero hubo uno que sí, es así como el dios Tyr pasó a ser un dios manco y Fenrir pudo ser atado, además también se dice que le sellaron el morro atravesándolo con espadas para que no pudiese aullar ni pedir auxilio.

De todas maneras, Fenrir espera a que llegue el Ragnarok, momento en el cual podrá liberarse de sus cadenas y vengarse de los dioses, luchará contra Odín y le vencerá. Aunque también le espera un trágico final a Fenrir, pues cuando mate a Odín, el dios Vidar, hijo de Odín, dará muerte al lobo y vengará así la muerte de su padre.

Pues esta es la historia de Fenrir, el gran lobo hijo de Loki y esperamos que os haya gustado su historia. Y pasad una buena semana rebosante de hidromiel artesanal!

¡Sköl!