Gatitos muy vikingos

Hola hidromieleros! Me temo que hoy no aparecerá el hidromiel por esta publicación, pero ya que el otro día os hablamos de los perritos y los vikingos, hoy os traemos una publicación sobre otros peluditos que tanto queréis, los gatos.

Hay constancia de que los nórdicos tenían gatos en sus casas y también gozaban de cierto respeto, una de estas muestras se encuentra en la mitología misma.

Freya, la diosa por excelencia en la mitología, diosa del amor, de la belleza y la fertilidad, una diosa asociada a la magia, a la riqueza, a la muerte y a la guerra e incluso a la profecía, como podemos ver dedicada a cuestiones principales en cualquier sociedad, pues ella misma también era la diosa de los gatos, sí de los gatos. Freya viajaba siempre de aquí para allá con su carro tirado por dos gatos los cuales se les conoce por los nombres de Bygul y Trjegul y generalmente aparecen en las representaciones de la diosa, como una seña de identidad, aunque también contaba con más gatitos que le servían de mensajeros.

¿Es normal que una diosa tan emblemática en sus creencias fuese la encargada de los gatos? Bueno, los gatos tenían un papel significativo en las casas, pues se encargaban de cazar los ratones y otros bichillos que pudiesen entrar, siendo estos unos perfectos controladores de plagas domésticas, pensad que la empresa Whiskas se fundó en 1936, algo tendrían que hacer los gatitos hasta entonces.

También hay documentación de ciertas costumbres típicas en los pueblos nórdicos en las que los gatos formaban un papel fundamental. Un ejemplo claro era el de las bodas, si en la boda hacía buen tiempo se solía relacionar con que el gato de la casa había estado bien alimentado y por tanto la diosa del amor veía con buenos ojos la unión de los enamorados y favorecía con buen tiempo la ceremonia de unión.

Si conocéis más datos sobre los gatos en la mitología nórdica o en sus costumbres no dudéis en escribirnos por Facebook o Instagram y dejarnos vuestros conocimientos sobre el tema.

Gracias por haberos pasado por aquí y ya sabéis, cuando vayáis a brindar con un buen hidromiel artesanal hacedlo por los gatitos, esos pequeños y peludos ayudantes domésticos y ¿por qué no? Brindad por Whiskas que tanto nos ha ayudado con el cuidado de los michis (contenido no patrocinado).

¡Sköl!